El tratamiento de Plasma Rico en Plaquetas (conocido como PRP), se considera uno de los productos más novedosos en clínicas estéticas. Tiene el objetivo principal de atacar algunos de los estragos de la edad que se pueden producir tanto en la zona facial, en las manos o en el cuello. También se caracteriza por conseguir la mejora de algunas patologías como ciertas manchas de zonas localizadas, difuminar estrías y cicatrices, además de considerarse una solución muy práctica ante el acné.

El procedimiento comprende la aplicación de una serie de microinyecciones en la zona en cuestión. El objetivo de las mismas es lograr la reparación de las fibras y de los tejidos dañados, mejorando el aspecto de la piel, además de regenerar nuevas células.

A continuación, vamos a ver algunas de sus principales características:

¿Por qué deberías utilizar un tratamiento de PRP? 

Rejuvenecimiento de la piel

A nivel interno, logra regenerar las células, lo que ayuda a mejorar la calidad de la piel, a conseguir un efecto en la misma mucho más luminoso, una mejor textura, a eliminar la flacidez y con todo ello, se convertirá en una buena manera de eliminar las arrugas o por lo menos, de difuminarlas.

Alta tolerancia

Pero lo que sin duda nos convence sobre el uso del tratamiento es que se basa en un procedimiento mínimamente invasivo. Se trabaja con la sangre del paciente, por lo que no existe la posibilidad de incompatibilidades, alergias o intolerancias.

El procedimiento es muy sencillo de llevar a cabo; será realizado en un consultorio de manera ambulatoria, con un grupo de profesionales médicos y siempre bajo condiciones de máxima seguridad.

¿Para quién se recomienda?

Un tratamiento de PRP está más bien recomendado para aquellas personas que están empezando a observar cómo su piel está perdiendo colágeno, además de cierta capacidad de regeneración celular.

Pero lo cierto es que no habrá que esperar a experimentar estos síntomas, sino que también puede ser utilizado de manera preventiva, en el caso de las pieles jóvenes que quieran retrasar los estragos del tiempo, lo máximo posible. También se puede utilizar para tratar las celulitis y las estrías.

Si se tiene alguna duda sobre si se puede empezar o no con este tratamiento, habrá que acudir al médico para que este recomiende o desaconseje la aplicación del mismo.

Otras consideraciones del Plasma Rico en Plaquetas

  • Chequeo médico: Antes de empezar con el tratamiento, todos los pacientes tienen que pasar por un riguroso examen médico para descartar la presencia de cualquier tipo de enfermedad o problema relacionado.
  • Frecuencia: Además, este tratamiento no se puede llevar a cabo tantas veces como se desee, si no que se recomienda aplicarlo durante un máximo de 2-3 veces al año.
  • Época del año: Este tratamiento se puede llevar a cabo en cualquier época del año, tanto en verano, como en invierno.

Ahora ya sabes porque el PRP se nos presenta como una revolución interior, como una promesa de belleza absoluta que ayudará a regenerar nuestra piel.